lunes

Curiosidades y truquillos de las dietas para adelgazar



Existen personas que se alimentan únicamente con ensaladas de bajas calorías y a pesar de eso no pierden ni medio milímetro de cintura. El secreto esta en que las lechugas, a pesar de sus pocas calorías (18 calorías por cada 100 gramos) cuentan con látex en el tronco que contienen una sustancia sedante, con lo que tu organismo se vuelve más lento y provoca gases y retención de fluidos.

Por estas razones te recomendamos combinar la lechuga con otras verduras que sean más diuréticas, como la zanahoria, la cebolla, las espinacas, los pepinos o el apio.

No comas aire

Si come demasiado rápido tu cuerpo te pasará factura. Uno de las consecuencias más normales de comer rápidamente es la aerofagia, o sea, los gases provocados por ingerir mucho aire en las comidas. Ten presente que el aire no te alimenta pero si ocupa mucho espacio en tu estomago y dificulta la digestión.

Es preferible que mastiques mucho tus alimentos, para así digerir bien la comida y tragar la menor cantidad de aire posible y así dejar de hacer su trabajo a tu sistema digestivo.

Otro secretito de nuestro organismo que es el descanso es una parte muy importante de nuestra vida sana. 
Debes respetar las horas de sueño, no sólo tendrás problemas para mantenerte despierto y funcional durante el día sino que además aumentaras más kilos con mayor facilidad. 

Las personas que duermen menos de los aconsejable (entre 6 y 8 horas) suelen tener ataques compulsivos de hambre y comen alimentos más grasos, además de no sentirse satisfecho después de las comidas normales. Intenta dormir mejor, descansa cada noche.

Entonces será más fácil perder peso, en especial de la zona abdominal, la que más sufre por la tensión nerviosa.

fuente:natulinea.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido, deja tu comentario